Insulinorresistencia



La insulinorresistencia se define como un estado metabólico en el cual los efectos periféricos tisulares de la insulina se encuentran disminuidos. La resistencia a la acción de esta hormona se compensa mediante un aumento en su secreción por parte de la célula β, resultando en la llamada “hiperinsulinemia compensadora”, con el tiempo, si no baja la exigencia metabólica hacia este órgano, éste puede degenerarse produciendo un agotamiento total de la secreción de insulina y el paciente necesitará un aporte externo (insulina por vía endovenosa).


La insulinoresistencia y la hiperinsulinemia están involucradas en el desarrollo de hipertensión arterial, obesidad y diabetes. Igualmente, la hiperinsulinemia esta altamente relacionada con el desarrollo de dislipidemia caracterizada por aumento de las VLDL y TAG y una disminución de las HDL favoreciendo la aparición de ateroesclerosis. Otra de las patologías que se ha encontrado fuertemente relacionada con la hiperinsulinemia y la insulinoresistencia es la isquemia miocárdica, tanto en su aparición como en su evolución.

Bases moleculares y celulares de la insulinorresistencia.


La IR es un fenómeno que se observa en la diabetes mellitus tipo 2 (DM2), obesidad, síndrome de ovario poliquístico, infección crónica y el síndrome metabólico1. Para explicar el origen de la insulinorresistencia se han postulados varias teorías, entre ellas tenemos:Obesidad y Ácidos Grasos.

Se conoce que los AGL contribuyen tanto a la aparición como a la progresión de la IR e hiperinsulinemia en pacientes obesos lo cual se produce por varios mecanismos: disminución de la captación y utilización de glucosa, inhibición del ciclo de Krebs y alteración en el patrón de secreción de insulina. En 1963, Randle y colaboradoes propusieron el ciclo glucosa-ácidos grasos para explicar la relación inversa entre la sensibilidad a la insulina y el nivel de AGL séricos en ayuno, postulando que los AGL compiten con la glucosa como substrato energético en el músculo estriado. Recientemente esta teoría ha sido cuestionada, presentándose hipótesis alternativas como la postulada por Shulman en la cual el aumento de AGL conduce a un incremento de ciertos metabolitos intracelulares, como el diacilglicerol, Acil-Coa y ceramidas, que son capaces de activar Ser/Trecinasas, que fosforila en sitios de Ser/Tre al IRS 1 y 2, lo que reduce la habilidad del receptor para iniciar la vía de la PI-3K y de esta forma la disminución del transporte de la glucosa.