Insulinorresistencia asociada al hipertiroidismo

Como ya hemos visto, el hipertiroidismo es una patología originada debido a la sobreproducción de hormonas tiroideas por la glándula tiroides, que produce importantes cambios metabólicos en los tejidos periféricos, pero asimismo afecta distintas rutas hormonales que controlan el metabolismo de dichos tejidos, como por ejemplo, ejercer un efecto insulino-resistente en los tejidos controlados por la insulina.

Esta condición promovida por el exceso de hormonas tiroideas, se debe a que a nivel de tejido adiposo, T3 y T4 estimulan la lipolisis en lugar de la lipogénesis debido a los altos niveles de estrés oxidativo que se producen en general, contribuyendo al aumento del metabolismo basal; asimismo al promover la expresión de los genes codificantes para el receptor de la adrenalina se fomentaran la mayoría de las funciones contrarias a las realizadas por la insulina.
Producto de dicha lipólisis excesiva, se liberarán ácidos grasos libres que serán las fuente principal de consumo de tejidos tanto hepático como muscular, y se sabe que los ácidos grasos aportan una ganancia energética mucho mayor a la glucosa, es decir, solo con una pequeña proporción se logran cubrir los requerimientos energéticos requeridos, por tanto el exceso se reesterifica como método de almacenamiento de combustible. Esta reesterificación producirá compuestos tales como monoacilglicéridos (MAG), diacilglicéridos (DAG) y como producto final triacilglicéridos (TAG).
Los DAG son compuestos que inducen un cambio conformacional sobre la proteín quinasa C (PKC), este cambio se traduce como la activación de dicho sustrato. Esta enzima tiene como función, fosforilar a distintas proteínas entre la cuales podemos encontrar a la IRS-1 (insulino receptor 1). Dicho sustrato se encarga de promover la vía de señalización de la insulina, y cuando se encuentra fosforilado por la PKC, su actividad en esta ruta disminuye considerablemente, por tanto el efecto de la insulina sobre sus tejidos diana disminuirá, condición que se denomina insulino resistencia.

Podemos decir que las hormonas tiroideas ejercen su mayor efecto contra esta hormona a nivel del tejido hepático, puesto que por los efectos anteriormente explicados, promueven la neoglucoénesis, glucogenolisis y expresión génica y síntesis de transportadores GLUT-2, dichas consecuencias ejercen efectos totalmente contrarios a las funciones de la insulina en este tejido, disminuyendo así su efecto en la condición patológica conocida como el hipertiroidismo.

A nivel del tejido muscular, las hormonas tiroideas favorecerán el efecto de la adrenalina aumentando la expresión de sus receptores específicos y estimulando su efecto en dicho tejido (glucólisis, glucogenogénesis y β-oxidación).Por tanto estas hormonas ejercerán efectos contrarios a la insulina desarrollando una resistencia a dicha hormona puesto que al reprimir el gen codificante para la PKB, inhibiendo el mecanismo de bioseñalización de la insulina y estimulando la acción de la adrenalina, la acción de la insulina en dicho tejido será casi nula.
Captura.JPG



.