La tiroides es una glándula endocrina ubicada inferiormente al al cartílago cricoides, y se extiende lateralmente al cartílago tiroides en la porción superior de la tráquea, pesa entre 15 y 30 gramos en el adulto, posee dos lóbulos situados a los lados de la tráquea unidos por el istmo tiroideo.

thyroid.jpg
Glándula Tiroides. Fuente: “www.Gettyimages.com”.


Entre las funciones de esta glándula se encuentra la regulación del metabolismo de cuerpo mediante la producción de proteínas que promueven la maduración de varios tejidos durante el desarrollo. En el adulto permite el mantenimiento estructural y metabólico de casi todos los tejidos del cuerpo y es un importante inductor en la sensibilidad y respuesta de estos tejidos hacia otras hormonas. Estas funciones se llevan a cabo gracias a la síntesis de las hormonas Tiroxina (T4) y Triyodotironina (T3).

Histológicamente la glándula tiroides está formada por numerosos folículos tiroideos, constituidos a su vez por células foliculares en la periferia (sintetizan T3 y T4) y el coloide (donde se almacenan las hormonas). Para la producción de T3 y T4 en los folículos, es necesario un aporte mínimo de yodo, el cual es ingerido mediante la dieta, absorbido en el duodeno y transformado en yoduro, el cual es transportado por proteínas séricas para posteriormente formar el denominado pool de yoduro del fluido extracelular.


glandula3.jpg
Célula Folicular Tiroidea. Fuente: “Blog Glándula tiroidea”. Dr. Fabián Pitoia.

La síntesis de las hormonas tiroideas esta controlada a nivel hipotalámico por la hormona estimulante de la tiroides/tirotropina (TSH).
Cuando hay problemas en la regulación de la secreción de T3 y T4 y se produce una disminución en la secreción de las mismas, se produce hipotiroidismo, y por tanto un descenso metabólico. En cambio, cuando hay síntesis en exceso de estas hormonas se produce hipertiroidismo (tiroides hiperactiva) que a su vez generaría un aumento metabólico considerable.

Al presentarse una baja ingesta de yodo, la glándula tiroides no se encontrará apta para la producción de las hormonas tiroideas, y por retroalimentación negativa se informará al hipotálamo, la necesidad de captar yodo, esto a su vez generará un aumento en la síntesis de TSH, que trae como consecuencia que la tiroides aumente su tamaño para la captación de una mayor cantidad de yodo en presencia de una baja concentración del mismo en el organismo (bocio).